Dónde comer en Río de Janeiro

Río de Janeiro es una ciudad con una rica cultura gastronómica donde se unen la cocina tradicional y las influencias asiáticas, portuguesas, africanas… dando lugar a unos platos llenos de matices y muy sabrosos.

Los ingredientes más utilizados son el maíz, los frijoles o judías, el arroz, el pescado y las frutas tropicales.

Qué comer (platos típicos)

Estos son algunos de esos platos típicos que no debéis perderos en Río de Janeiro:

  • La feijoada, plato nacional de Brasil, hecha a base de judías y carne estofadas.

Frijoles con los que se elabora la tradicional feijoada

Frijoles con los que se elabora la tradicional feijoada.
Fotografía: Victor Camilo

  • La pamoña, pasta de maíz envuelta en hojas de esta planta (puede ser dulce o salada según los ingredientes que le añadan).
  • El churrasquinho (churrasco), y la picanha, un corte de carne muy rico.
  • El acarajé, un bollo típico hecho con camarones y frito.
  • El queso coalho, que se sirve caliente.

Bolitas de queso caliente.

Bolitas de queso caliente.
Fotografía: Rodrigo Gianesi

  • También de camarones está hecha la vatapá, una especie de sopa espesa con coco.
  • Respecto a los postres, a los brasileños les gustan mucho los dulces, por lo que en Río de Janeiro encontraremos postres estupendos, como el curau de milho (un riquísimo flan de maíz), la ambrosía, hecha a base de frutas tropicales frescas (que también se toman en zumo o sucos) o el quindim, con yema de huevo y coco.

Las limas se utilizan para elaborar la caipirinha.

Las limas se utilizan para elaborar la caipirinha.
Fotografía: Adam J Taylor

  • Aunque se consume bastante cerveza, la bebida más famosa de Brasil es la caipirinha, elaborada con cachaça (aguardiente), azúcar, limas y hielo.

La variedad de restaurantes en Río de Janeiro es amplísima, por lo que además de degustar la excelente comida brasileña podréis encontrar restaurantes italianos, japoneses, españoles, asiáticos, franceses… sumados a un gran número de puestos callejeros.

Algunos consejos

  • Aunque es potable, el agua del grifo en Río de Janeiro no es recomendable: mejor bebedla embotellada.
  • No hace falta que dejéis propina en los restaurantes, ya que en la cuenta os añadirán un 10% del importe al precio final en concepto de servicio.
  • Aunque los brasileños comen más temprano que los españoles, los horarios de los restaurantes en Río de Janeiro son flexibles y encontraréis locales abiertos prácticamente a cualquier hora.